top of page

Convertir lo político en algo personal: cómo la psicología socava el activismo feminista

Imagen de la Red Orgullo Loco México

Título original: Making the political personal: how psychology undermines feminist activism

Por: Tove Happonen, 2017

Traducción y selección de fragmentos por Lokapedia


Se nos dice que los problemas de salud mental están aumentando en el mundo occidental, particularmente entre mujeres jóvenes. Supuestamente, estos problemas sólo se exacerban si “no se tratan”.


En un artículo en The Guardian, la psicóloga clínica Nihara Krause afirmaba que durante 2014-2015 sólo el 20 por ciento de quienes “necesitaban ayuda” en el Reino Unido la recibieron. Por "ayuda", Krause quería decir "terapia". Expertas como Krause dicen que este aumento de los “problemas de salud mental” está relacionado con cuestiones como dificultades financieras, falta de vivienda, presión para desempeñarse (en la escuela y en las redes sociales) y (en el caso de las mujeres) graves inseguridades sobre nuestros cuerpos. A pesar de saber esto, la psicología no existe ni funciona para abordar estos problemas y las razones sistémicas detrás de ellos: la opresión de los pobres, de las personas racializadas y de las mujeres, por ejemplo. Más bien, la terapia apunta únicamente a abordar la reacción emocional de cada individuo ante sus circunstancias. Lo cual nos puede hacer preguntar qué aporta realmente la buena psicología a la sociedad en general y a las mujeres en particular.


Durante un taller en una reunión de mujeres a la que asistí este verano en Francia, una feminista radical argumentó que la psicología individualiza los efectos del patriarcado y separa a las mujeres entre sí. Este análisis feminista que alguna vez fue común era completamente nuevo para mí y, mientras lo discutía con otras mujeres jóvenes (la mayoría de nosotras en la veintena), me di cuenta de que había estado viviendo en una burbuja en la que nunca se cuestionaba la psicología.


No soy la única. En respuesta a las luchas de nuestras amigas, las mujeres se apresuran a sugerir terapia para abordar cuestiones como la falta de autoestima, la angustia en situaciones sociales, los hábitos de autolesión, los problemas de relación o la dificultad para aceptar su cuerpo femenino: todas ellas cuestiones que impactan por vivir bajo el patriarcado, como se puede inferir de la experiencia diferencial para mujeres y varones, por ejemplo, de la automutilación y la ansiedad . “Buscar terapia” se ha convertido en un consejo habitual. Las palabras “Necesitas ayuda” se aceptan como bien intencionadas y sólidas cuando se dirigen tanto a amigas como a enemigas. Todas entienden a qué se refiere “ayuda”, ya que generalmente no se ofrecen alternativas.


No cuestionamos si la terapia es útil o no, pero incluso los psicólogos reconocen que es imposible demostrar qué tipo de terapia (si es que existe alguna) es la más efectiva. Un autor de Psychology Today escribe:


“Ni siquiera podemos ponernos de acuerdo sobre cuál debería ser un resultado 'exitoso'. ¿Alivio de los síntomas? ¿Cambio de personalidad? ¿Mejora en las relaciones? ¿Mejor capacidad para amar y trabajar? ¿Crecimiento y realización personal? ¿Todo lo anterior?"


¿Qué significan estas cosas, fuera del marco de la psicología? ¿Y cómo determinarías y medirías los resultados? El crecimiento personal, la mejora, la realización, la actualización y el empoderamiento suenan como objetivos nobles, por lo que los entendemos y alentamos cuando las mujeres los denominan “metas personales”. Todas estamos exhaustas, estresadas, agotadas, deprimidas y angustiadas, y por eso podemos relacionarnos y sentir empatía por las mujeres que experimentan lo mismo. Pero, como feministas, sabemos que el patriarcado existe y que enfrentamos diversas formas de opresión en este mundo, entonces, ¿por qué no cuestionamos el consejo tan repetido de “cuídate a ti misma primero”, cuando una hermana expresa sus problemas, y en lugar de eso, decimos: “Vamos a ayudarnos unas a otras”?


Divide y vencerás es el truco más antiguo del manual del opresor, y está funcionando en nuestra contra. En su libro de 1975, Psychotherapy: The Hazardous Cure, Dorothy Tennov detalló qué es realmente la terapia, en términos de profesión y estudio, demostrando lo difícil que es demostrar que es útil en un momento en que la psicología estaba ganando terreno. Muchas de sus preocupaciones por la normalización continua de la psicoterapia se han hecho realidad hoy, a medida que se ha vuelto cada vez más aceptado socialmente que las mujeres consulten a terapeutas y se conviertan ellas mismas en terapeutas. Pero la desestigmatización de la terapia no es positiva para el movimiento feminista. Como concluyó Tennov:


“No hay duda de que la persona que acude a un psicoterapeuta y aprende a adaptarse a una situación, a ajustarse a sí misma, tiene menos probabilidades de ejercer presión hacia afuera en un intento de lograr un cambio en la sociedad. La psicoterapia es una distracción de otras presiones”.


A través de la normalización de la terapia, se nos ha enseñado a individualizar nuestras luchas y mirar hacia adentro, en lugar de hacia afuera. La terapia funciona para evitar que nos conectemos unas con otras. Nos aísla: a cada una de nosotras se nos asigna nuestra propia terapeuta, quien nos enseña cómo afrontar nuestros “problemas” en privado. Aprendemos que debemos cuidarnos a nosotras mismas y trabajar en nuestra personalidad para poder afrontar mejor el mundo que nos rodea, antes de poder actuar. Lo que la terapia no nos enseña es que la ira de las mujeres está justificada, que nuestro sufrimiento es real y que lo que a menudo describimos como “problemas de salud mental” son causados ​​en su mayor parte (o muy exacerbados) por la opresión estructural. La psicología pretende que la solución (o el “tratamiento”) de nuestros problemas consiste en mejorar nuestras actitudes y nuestra capacidad para afrontarlos, en lugar de abordarlos juntas.


En The Conversation, Zoë Krupka explica que a las terapeutas se les enseña a culpar a los propios clientes de al menos parte del problema que enfrentan. Como no pueden desmantelar la opresión sistemática ni empoderar a sus clientes en un sentido genuino (es decir, dándoles poder real en la sociedad) en sesiones privadas, las terapeutas tienen que encontrar cuestiones que resolver dentro de sus clientes. En casos de violencia masculina, por ejemplo, los términos “vínculo traumático”, “codependencia” y “síndrome de Estocolmo” existen para culpar en parte a la víctima (la mujer), mientras que la existencia de “manejo de la ira” existe como propaganda apologista del perpetrador (el hombre). "Esto contribuye al desempoderamiento de las mujeres y a nuestra incapacidad general para ver el bosque violento a través de los árboles", escribe Krupka.


Hay muchos ejemplos de cómo la psicología se ha infiltrado en nuestros vocabularios y ha dado forma al discurso: por ejemplo, la idea de que las mujeres pueden sufrir misoginia u homofobia “internalizada”, en lugar de hablar de estas cuestiones como resultado de prejuicios y odio externos y sistémicos. También ha influido en cómo abordamos las amistades y las relaciones con otras mujeres. A veces se describe desahogarse con una amiga como “terapéutico”, y las mujeres suelen decir que jugaron el papel de “terapeutas de sillón” cuando consolaban, aconsejaban y escuchaban a sus amigas. Se describe a las buenas terapeutas como personas empáticas, atentas y, sobre todo, personas en las que confiamos y con las que podemos hablar abiertamente sin ser juzgadas. Todas estas son cualidades que una esperaría que describieran a una buena amiga, pero nos han enseñado que no somos suficientes y que hay "profesionales" que simplemente son mejores que nosotras en empatía. Cuando nuestras amigas y seres queridos están profundamente molestos, los apoyamos para que busquen “ayuda profesional”, como si se tratara de un acuerdo unilateral, en el que una persona extraña (alejada de sus vidas cotidianas, en una posición de poder y pagada) podrá cuidar mejor de ellos que nosotras. No confiamos en nosotras mismas para cuidar de los nuestros porque existe una opción alternativa “profesional”.


Esta profesionalización de la empatía y la atención ha afectado profundamente al movimiento feminista, a medida que los centros de crisis por violación y los refugios para mujeres maltratadas cuentan cada vez más con personas con capacidad para obtener títulos, en lugar de mujeres comunes y corrientes, incluidas aquellas que han sido víctimas de violencia masculina y han podido haber buscado ayuda en estos propios refugios. Vancouver Rape Relief and Women's Shelter (VRRWS), el centro de crisis por violación más antiguo de Canadá, todavía funciona a través de un modelo de asesoramiento entre pares y como colectivo. La tendencia a la profesionalización del trabajo contra la violencia ha perjudicado nuestra capacidad de ayudar y actuar como feministas, como explica Pauline Funston, de VRRWS:


“Ahora vemos 'clientes' y brindamos un 'servicio', una clara indicación de la disolución de los principios y prácticas feministas. Las mujeres maltratadas que vienen a las casas de transición ahora nos ven como otras y no como ellas...


… La erosión de los estándares feministas hacia el profesionalismo está costando a las mujeres maltratadas su dignidad, autonomía y su derecho a participar en el movimiento feminista.


… Se nos reduce a convertirnos en otro servicio social que luego individualiza la experiencia de la mujer maltratada y trabaja en contra del cambio político para ella y para todas las mujeres”.


La terapia se opone a la acción feminista colectiva al determinar que algunas de nosotras no somos aptas para apoyar a otras mujeres si no tenemos títulos, y también al afirmar que no somos aptas mentalmente y que nosotras mismas necesitamos terapia. Coloca sobre nosotras, como individuos, la carga de superar los efectos del patriarcado, junto con la culpa de ello. Las terapeutas me han dicho a menudo, cuando expresaba lo impotente que me sentía en términos de mi capacidad para mejorar la situación de las mujeres en nuestra sociedad, que no podía concentrarme en tratar de salvar el mundo hasta que primero me salvara a mí misma. Me encontraba en un estado mental demasiado frágil para hacer alguna diferencia, dijeron. No podría ser activista sin dañarme a mí misma en el proceso. Así como nuestras antepasadas fueron etiquetadas de histéricas, a nosotras se nos enseña que estamos demasiado enfermas mentalmente o somos demasiado inestables para ser activistas eficaces. Aprendemos que sufrimos cosas como ansiedad social, depresión, diversas fobias, bipolaridad y traumas que necesitamos superar y sanar personalmente, a través de “ayuda” profesional, antes de que podamos concentrarnos en organizar y cambiar algo más allá de nosotras mismas.


En el pasado, a través de la toma de conciencia, las mujeres aprendieron que no estaban solas y esto fue una fuente de fortaleza. Su ira no era debilitante, su tristeza no era un defecto de carácter y su miedo no era un diagnóstico. Sus “problemas” no eran sólo personales, sino amplios, y afectaban a todas las mujeres. Fue al conocer y compartir con otras mujeres, en persona, que las mujeres pudieron arrojar luz y nombrar cosas como el patriarcado, la supremacía masculina, la misoginia, el racismo, el antilesbianismo, el abuso, la pobreza y la opresión, en lugar de “depresión”, “enfermedad mental”, “odio a una misma internalizado” y “estrés”.


Incluso las mujeres jóvenes que se burlan de la idea de que el “autoempoderamiento” se puede encontrar en el maquillaje y la ropa todavía caen en la idea de que podemos empoderarnos a través de la terapia y el autocuidado. En lugar de utilizar nuestro dolor y nuestra ira, tenemos que asimilarnos al statu quo mentalmente estable. Como si existiera un estado dentro del patriarcado para las mujeres que fuera más natural y lógico que el malestar y la rebelión.


La idea de que primero debemos curarnos a nosotras mismas antes de poder actuar en toda nuestra extensión es tan falaz como la idea de que primero debemos “amarnos a nosotras mismas” para ser amadas por los demás. Mientras observaban cómo la comunidad lesbiana y feminista era devorada por la psicocháchara, Celia Kitzinger y Rachel Perkins, en su libro de 1993, Changing Our Minds, escribieron:


“La psicología afirma que 'amarnos a nosotras mismas' es un prerrequisito esencial para amar a las demás y para un trabajo político eficaz. No podemos creer esta afirmación...


Amar a las demás y ser eficaz políticamente no es algo que una pueda hacer mágicamente una vez que ‘se ama de verdad a sí misma’. Más bien, aprendes cómo amar en el proceso de amar, y cómo involucrarte políticamente a través del compromiso político”. [énfasis en el suyo]


Este mensaje sigue siendo igualmente importante hoy en día, ya que la noción de psicología no ha sido cuestionada en gran medida por las feministas modernas.


Para avanzar, tenemos que deshacernos de la idea de que necesitamos que los “profesionales” de la salud mental sean nuestros amigos y aliados, y que una actitud y una mentalidad diferentes es lo que nos permitirá poner de rodillas al patriarcado. La opresión sistémica no se aborda aprendiendo a afrontarla, procesándola con un/a profesional remunerado o convirtiéndose en ese profesional. Necesita ser desmantelada como institución, a través de una acción feminista organizada incesante y abierta a todas las mujeres, al igual que la institución de la psicología que nos atrapa en nuestras propias mentes, aisladas unas de otras, y en el análisis estructural.


Irónicamente, a menudo es un bloqueo mental lo que impide que tantas mujeres jóvenes sean feministas eficaces. Pero ese bloqueo no es ansiedad, depresión o estrés; más bien, es la idea de que nuestras emociones y problemas son personales y debemos superarlos por nuestra cuenta. Tenemos que dejar de lado la idea de que el mal está en nosotras y no en el mundo. Tenemos que tender la mano y organizarnos en la vida real, ayudarnos unas a otras, ser solidarias y comprensivas, escuchar y ser empáticas, tolerantes y amables, pero también firmes y veraces. Debemos comprender que todas estamos heridas, frustradas y enojadas, y que esto no es algo con lo que tengamos que lidiar solas.


Insto a las jóvenes feministas que se sienten impotentes y frustradas a encontrarse en la vida real. A buscar grupos feministas establecidos en cada ciudad o área de los que formar parte, refugios para mujeres en los que colaborar, círculos o clubs de lectura, clases de autodefensa y, si no hay ninguno, crearlo. A formar parte de la red de apoyo mutuo y de fuerza conjunta, a asistir en asambleas y manifestaciones en grupo; a hacer carteles, lemas, pegatinas y folletos para distribuir juntas; a organizar actividades y protestas. Recomiendo encarecidamente tener vínculos con mujeres mayores para aprender de su experiencia y conocimiento, aunque es igualmente importante actuar de forma independiente como una nueva generación de feministas y formar nuestras propias redes. Hay que atreverse a dar el siguiente paso y encontrarse unas a otras en la vida real. Unirse a las organizaciones y grupos que han estado luchando desde siempre. Animarse a salir y a conocer nuevas mujeres.


Nuestras metas no deberían ser el autoempoderamiento o la superación personal, sino la liberación feminista.


Para quienes puedan ponerse a la defensiva, permítanme decirles que, como alguien a quien le diagnosticaron “depresión clínica” durante una década, y vio a ocho terapeutas diferentes durante este período (uno nuevo cada vez que volvía): desde que abandoné la terapia e hice activismo, usando mis emociones para esta causa y encontrando amigas dentro de este movimiento (verdaderas hermanas), nunca me he sentido mejor mentalmente.

Comments


Commenting has been turned off.
PortadaLokapedia.jpg

Orgullo Loco 2019. Barcelona.

bottom of page