top of page

Proyecto de Ley de la Sra. Packard: reivindicación pionera de derechos de personas psiquiatrizadas


El texto “Proyecto de Ley de la Señora Packard”, publicado en 1994 en Women of the Asylum de Jeffrey L. Geller y Maxine Harris, fue escrito entre 1860 y 1863 luego de que Elizabeth Packard pasara tres años de encierro en el primer hospital psiquiátrico de Massachusetts (el Jacksonville Insane Asylum), bajo la decisión de su marido y sus médicos. En un contexto en el que el manicomio, aunque de creación reciente, se había convertido en una de las instituciones más importantes de la modernidad, Packard es la primera en realizar una analogía entre la persecución de la Inquisición y la psiquiatría institucional. Entre otras cosas, escribe este texto como una de las primeras propuestas de reforma de ley para defender a las personas de los tratos inhumanos que ocurren en estos centros. Así, el “Proyecto de Ley de la Señora Packard” podría considerarse como uno de los grandes antecedentes de la defensa de los derechos de las personas psiquiatrizadas desde la experiencia en primera persona. El trabajo posterior de Packard podría reconocerse así mismo como uno de los pioneros en cuestionar a la psiquiatría como una institución reproductora de la estructura y opresión patriarcal, y por lo tanto como pionero en la defensa de las mujeres psiquiatrizadas.


No obstante, cabe criticar que, en este texto, Elizabeth Packard realiza una clara diferenciación entre quienes “sí están locos”, y quiénes “en realidad no”; y por lo tanto, entre quienes podrían merecer perder su libertad en el encierro psiquiátrico, y quienes han corrido injustamente con tal destino. Aun así, Packard concluye sus propuestas de ley difuminando tal distinción, en tanto que reconoce la locura (y la arbitrariedad y violencia con la que se trata) como situaciones en las que cualquier persona puede encontrarse tarde o temprano. Desde ahí, expone sus propuestas de reforma y la crítica a la psiquiatría institucional como un lugar de defensa con beneficio común.


Imagen del libro Women of the Asylum

Propuesta de Ley de la Sra. Packard

Propuesta No. 1

Ninguna persona será considerada o tratada como una persona Loca, o como Monomaniaca, simplemente por la expresión de opiniones, no importa cuán absurdas puedan parecer a otros.

Motivos

1º La ley es necesaria para la seguridad personal de los Reformistas. Vivimos en una época Progresista. Todo se encuentra en un estado de transmutación, como nuestras propias leyes; el Reformista, el Pionero, el Innovador de cualquier idea corre el riesgo de ser tratado como monomaniaco, con encarcelamiento.

2º Es un crimen contra el progreso humano permitir que los Reformista sean tratados como Monomaniacos, porque, ¿quién se atrevería a ser fiel a las inspiraciones de la divinidad, si los Pioneros de la verdad corren el riesgo de perder su libertad personal de por vida al hacerlo?

3º Es una traición contra los principios de nuestro gobierno tratar las opiniones como locura y encarcelar por ello, tal como lo permiten nuestras leyes actuales.

4º Siempre hay personas de todas las épocas que se oponen a todo lo nuevo y, si se les permite, perseguirán a los Reformistas con el estigma de la Locura. Este ha sido el destino de todos los reformista, desde los días de Cristo -el Gran Reformista- hasta la era actual.


5º Nuestro gobierno, más que ninguno, debe proteger especialmente por medio de la legislación, el principio vital en el que se basa; a saber: individualidad, que garantiza un derecho individual de opinión para todas las personas.

Entonces, señores ¡protejan a los pensadores!, por ley, contra el cargo de Monomanía, y la posteridad bendecirá a nuestro gobierno, como gobierno modelo, y a Massachusetts como Estado Pionero en la protección de la individualidad como principio vital sobre el cual descansa el más alto desarrollo de la humanidad.


Propuesta No. 2

Ninguna persona será encarcelada y tratada como una persona loca, excepto por irregularidades de conducta, tales como indicar que el individuo está tan perdido en la razón, que lo convierte en un agente moral irresponsable.

Motivos

Mucha gente en la actualidad está encarcelada sin la menor evidencia de que su razón está derrocada, tal como lo indica esta prueba. Y yo soy representativa de esta clase de prisioneros; porque, cuando el Dr. MacFarland fue impulsado a exponer sus razones para considerarme loca, sobre esta base, la única razón que pudo nombrar, después de inspeccionar de cerca mi conducta durante tres años, fue que una vez ¡”me caí por las escaleras"!


Insisto, señores, en que ninguna persona debería ser encarcelada sin una causa justa; porque la libertad personal es el beneficio más bendecido de nuestra existencia y, por lo tanto, debería conservarse razonablemente como un derecho inalienable. Pero no está razonablemente protegido por nuestra legislación actual, ya que permite que mediante la simple opinión de dos médicos se encarcele a una persona de por vida, sin pruebas de la conducta del acusado de que es un agente moral irresponsable. No colgamos a una persona por la simple opinión de que es un asesino, sino que se requieren pruebas de las propias acciones del acusado de que es culpable del cargo por el que pierde su vida. Por lo tanto, el cargo por el que se pierde nuestra libertad personal debe probarse a partir de la propia conducta del individuo antes del encarcelamiento.


Mientras la locura sea tratada como un crimen, en lugar de una desgracia, tal como nuestro sistema actual lo trata, la protección de nuestra libertad individual exige imperativamente su promulgación. Muchos sostienen que cada persona está loca en algún momento. Por este motivo, todas las personas son susceptibles de ser encarceladas legalmente según nuestro sistema actual: porque existen en todas partes médicos astutos sin ningún escrúpulo para certificar que un individuo es Monomaníaco ¡en contra de la opinión de éste! Esta monomanía en muchos casos no es locura, sino individualidad, que es el desarrollo natural más elevado de un ser humano.


Señores, lo sé, y lo he sentido, los horrores -las inefables agonías del alma- que acompañan a tal persecución. Por lo tanto, como Filántropos, les ruego que protejan sus propias libertades y las de sus compatriotas, recomendando la adopción de estos dos proyectos de ley como una necesidad imperiosa.


Texto extraído de: Geller, Jeffrey & Harris, Maxine E. (1994). Women of the asylum: Voices from behind the walls, 1840-1945, p. 66-68, New York: Anchor Books/Doubleday. Traducción de Lokapedia

Comentarios


Los comentarios se han desactivado.
PortadaLokapedia.jpg

Orgullo Loco 2019. Barcelona.

bottom of page